Las 50 rattus armus* rodeaban al director general, Herni Helms, y al primer jefe del programa, Alfred Dulles. Sus meta-brazos, armas antipersonales*, apuntaban a la cabeza de los dos capturados. Los otros tres ciborgs humanos dirigían la acción en coordinación con los centenares de sujetos experimentales posthumanos, encargados de vigilar cualquier movimiento sospechoso de ataque.

– Escribe – dijo Cib/a. No hubo réplica; ellos sabían mejor que nadie de qué era capaz esa especie… Ellos los habían creado.

«El proyecto MIT Beta se ha estado llevando en secreto desde el año 2018. Los sujetos B1-Adalbert, B2-Bartek, B3-Katharina, B4-Agnetha pasaron a formar parte de la sociedad española a partir del 13 de febrero del 2026. A cambio, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos siguió realizando los mismos ingresos al gobierno español, que continuaba ignorando el alcance real del experimento.

[…]

Leer el relato completo en Tusitala