El cacao, esa deliciosa materia prima agrícola tan importante para el comercio internacional, esconde tras de sí un lado amargo y oscuro: la esclavitud y la explotación de los productores y de los más pequeños, los menores.

Seguir leyendo