La filosofía, entre otras disciplinas humanísticas, se está desplazando cada vez más de los currículos de nuestros sistemas educativos. Como consecuencia, se está empobreciendo el espacio educativo destinado a la reflexión crítica sobre la vida, sobre el mundo, sobre nosotros mismos y sobre los demás.

Seguir leyendo