Gracias a las pistas y orientaciones de Sari;
a la comprensión y calor de Mariano;
al amor incondicional de mis amigos;
al asesoramiento de Marta;
…mi cabeza ha podido aprehender(te).

Para Casi (03/03/1974 – 27/04/2018)

De esa cosita centelleaba una luz muy blanca y muy intensa, poderosa y viva. De sí misma, de esa especie de núcleo-bolita de luz, parecía irradiar una especie de finos -casi imperceptibles- rayos luminiscentes y algo más, imperceptible para el ojo humano, pero que en mi intento por relatar, traduciré de manera aproximada en las siguientes palabras: ese ‘algo más’ era una especie de áurea energética muy dinámica que capté a través de una sensación de nostalgia resolutiva.

Seguir leyendo